Consciencia mojada

Camina por la ciudad
Entre pequeñas calles sucias.
Está mojada su entrepierna
Se toca,
Es sangre.

La gente la observa,
Abre sus piernas y entre ellas coloca sus manos
Se llenan con espesa lluvia de escarlata.

Terror
Grito en sus adentros,
No,
¡Por Dios!
¿Qué  he hecho?

Dolor
En su vientre,
En su alma
En su conciencia mojada de vida inocente.

Mientras se aleja por el camino.
De vuelta a su hogar con una dibujada sonrisa
Sólo ella lo sabe,
¡Aún sangra!


 Desasosiego mi primera compilación de escritos.