Aquelarre

Las brujas se reunieron esa noche,
Sacudieron sus viejos vestidos
Colgados demasiado tiempo
Bajo el escritorio,
O en un rincón de la cocina.

Jubilosas llegaron
Al distendido fuego del encuentro,
El agua trémula
Se dejaba mecer por el sonriente viento
Que les alzaba las faldas
Y bailaba con sus escobas.

La tierra entonaba
La llegada de sus hijas,
Al fin habían escuchado el canto umbilical
Y ahora danzaban
Descalzas sobre ella,
Con ella,
Permitiendo a la luna correr entre sus venas
Habitarles los vientres.
 
Descubriéndose mujeres antiguas
Fecundadas por los elementos
Otra vez.

                                                                   Lilit Lobos.

En Desasosiego