'/> Los territorios - Gruta de Loba

Los territorios

el territorio no es un pedazo de tierra cualquiera, éste incluye a quiénes lo habitan, las relaciones que se forman entre ellos, lo que se siembra, sus animales como amigos o sustento alimenticio, incluso como parte del paisaje.

Diatriba Social


"dirán que la vida vale más, que tuvieron que dejarlo todo por salvar la vida ¿Y en dónde habita la vida? ¡Pues en el cuerpo! Es el cuerpo como territorio el que todavía les pertenece, el que ahora deben tratar de adaptar a esta ciudad, porque ella no se adaptará a ellos"


Por estos días se está llevando a cabo una caracterización de las condiciones de vida de los habitantes de La Honda, parte alta de la Comuna Tres, una zona habitada principalmente por personas que han sido desplazadas por la violencia desde múltiples lugares del país.

En mi casa hicieron la encuesta la semana pasada, y me quedé pensando en una de las preguntas, ¿Cuál considera que es su territorio? Como opciones de respuesta me dieron: la ciudad, la comuna, el barrio el sector u otro.

Pude ver que algunos de mis vecinos quedaban desconcertados, parecían no comprender la pregunta, posiblemente no fuera un problema de falta de comprensión de la palabra como tal, tal vez fuera una falta de comprensión del sentido de esa palabra al usarla en la ciudad ¿Será que si esa misma pregunta se les hiciera en el campo ellos se mostrarían igual de perdidos?

Cuando se habita el campo se tiene claro cuál es el territorio: el espacio que se habita, donde se tienen los animales que además de ser amigos pueden ser la comida. Allí donde se vivía el día a día, donde se trabajaba, donde era claro el límite de donde terminaba el propio y comenzaba el del otro.

¿Aquí en la ciudad cuál viene siendo el propio territorio? Es tanto el desarraigo, que una de mis vecinas que recién llegó desplazada, cuando le hicieron esta pegunta no logró comprender y al intentar explicársela, ella respondió que su territorio es el campo.

Esa frase de la vecina me recordó algunas conversaciones que tuve en la universidad con respecto a los desplazados. Mis compañeros no podían comprender por qué los desplazados  de Hidroituango ponían tanto problema, si EPM les había ofrecido reubicarlos, ¿Por qué tomarse la universidad de Antioquia, afeándola y exponiendo sus pequeños a tan malas condiciones de vida? Mis compañeros universitarios lo único que saben de desplazados es una que otra noticia en ese medio desinformador que es la televisión y lo más cercano que los habían tenido era esa ocupación forzosa a la universidad.

Ellos no podían comprender que a los desplazados no se les diera lo mismo un lugar que otro, más bien los veía como un grupo de desagradecidos por no aceptar los excelentes ofrecimientos de la hidroeléctrica y no apoyar el desarrollo y la prosperidad económica del departamento.

Intenté explicarles, pero creo que empáticamente no pudieron comprender que el territorio no es un pedazo de tierra cualquiera, éste incluye a quiénes lo habitan, las relaciones que se forman entre ellos, lo que se siembra, sus animales como amigos o sustento alimenticio, incluso como parte del paisaje. El territorio son las historias que se viven allí, los abuelos que lo cultivaron primero, que transformaron el paisaje con sus manos, los padres que enseñaron los secretos de esa tierra, el clima, los ríos, el territorio está compuesto por un sin número de cualidades que lo hacen único, que hacen que se llegue a amarlo.

Los desplazados por la violencia han venido a la ciudad, han sido expropiados, amenazados, se les ha arrebatado su territorio, pero aunque pueda sonar ilógico, en realidad ellos han escapado en busca de proteger el territorio, ese otro territorio más íntimo y no por ello menos importante: el cuerpo. Si se les pregunta el porqué se fueron, dirán que la vida vale más, que tuvieron que dejarlo todo por salvar la vida ¿Y en dónde habita la vida? ¡Pues en el cuerpo! Es el cuerpo como territorio el que todavía les pertenece, el que ahora deben tratar de adaptar a esta ciudad, porque ella no se adaptará a ellos.

El cuerpo es nuestro primer territorio, y es desde éste, tomándonos esta ciudad que la haremos también nuestro territorio. Quizás algunos queremos volver al campo, allí donde tuvimos alegrías, allí dónde progresamos y teníamos lo propio sin tenerle que “mendigar nada a nadie”, pero sabemos que regresar es exponer la propia vida, arriesgarnos a perder lo último que nos queda. Entonces, mientras estemos en la ciudad, tomémonos este territorio que algunos no terminamos de entender muy bien, tomémoslo, hagámoslo propio, no sólo me refiero a que nos legalicen las viviendas, me refiero a caminarlo con la cabeza en alto, porque esta ciudad ahora es también nuestra.







Fotografía tomada durante el encuentro de colonias en la Comuna Tres - Medellín. Junio de 2013.

Los territorios Los  territorios Reviewed by Lilit Lobos on 22.3.14 Rating: 5

No hay comentarios.:

A los escritores nos gusta que nos escriban, gracias por dejar tu comentario.

Con tecnología de Blogger.