'/> Políticamente incorrecta: Eres fea! - Gruta de Loba

Políticamente incorrecta: Eres fea!

¡Fea, fea, fea! ¿Acaso esta palabra puede ser una maldición?
¿Puede en ella encerrarse todo lo que es una mujer, una forma terrible de ser mujer? ¿Es que acaso no tenemos derecho a ser feas? ¿Hasta ese derecho absurdo se nos ha negado?

De niña yo era fea, pero fea con ganas, (eso decían) Los niños lindos nunca se enamoraban de mí, era la flacuchenta de la familia. Recuerdo que mi mamá me compró un leggins y un blusón blanco con pepitas fucsia y bolero de tul. Recuerdo la sensación de felicidad y belleza, me sentía como princesita de cuento de hadas, pero me duró poco, caí de la nube con el rayo de palabras que me lanzó un tío, su mirada de bufón y su carcajada que aún a veces resuena en mi cuerpo: ¡Que fea, parece una jota de bastos! Pasé de princesita encantadora a rana hechizada en un momento. Creo que fue allí que me hice consciente de mi fealdad, y de ésta como carga pesada con la que tendría que arrastrar, algo que me sacaba de mi mundo de ensueño para traerme al de la tristeza.

Desde entonces acepté mi destino de fealdad, le huía a las fotos porque no quería esa perversidad de la cámara objetivizando mi fealdad. Era fea, me decían en la casa que yo tenía “una sonrisa linda… Linda con las orejas”, es decir que al reír me llegaban las comisuras de los labios de oreja a oreja, así que siempre estaba preocupada porque mi boca creciera más, y para tratar de corregir ese crecimiento, intenté dejar de reír. Ni que decir de mi nariz, ñata como marrana, mis piernas flacuchas, mis cicatrices… En todo caso, para las personas que me rodeaban, mi cuerpo no era más que una caricatura que causaba burla.

Me parece que aceptar la palabra fea, como una herramienta de poder que el otro ejerce sobre una, es sólo repetir esos postulados ilógicos que dictan que lo feo es sinónimo de maldad y lo bello de santidad, que por ende lo feo no merece la felicidad, la belleza, el amor,  para ser válidas ante la sociedad, que hay que ser bellas para merecer el amor de otro, pero aún más grave, hay que esperar a ser transformadas de Betty la fea en princesa para merecer el amor propio.

¿Por qué tenemos que portar la palabra fea como una maldición que determine nuestro destino? ¿Por qué no podemos hacer como los hombres que son simplemente feos y eso no les resta poder en el mundo? Sé que no es tan sencillo como decir que simplemente hombres y mujeres somos diferentes, o el argumento más soso e irresponsable de decir que a los hombres tampoco se les permite ser feos. La belleza como obligación parece estar restringida a las mujeres, en los hombres es algo que se agradece, pero es más un plus, que lo primordial.

Me parece que hay una conexión entre esa obligatoriedad y la posición políticamente correcta de señalar a todas las mujeres como bellas, como una contra postura al capitalismo y sus estándares de belleza. ¿Pero por qué quedarnos ahí? Llevemos la transgresión más a fondo, en lugar de quedarnos en el umbral de la exigencia de inclusión en el mundo de las bellas, ahondemos y apropiémonos de la antinomia: la fealdad. ¿A usted no le ha pasado, que a veces esos discursos de todas las mujeres son hermosas, suenan como un eufemismo, incluso como una burla?

He tenido el placer de haber conocido muchas mujeres, algunas de ellas, por más que me he propuesto aplicar esa metodología usar los lentes de ver el alma, aunque me intente escapar de los estereotipos consumistas, igualmente las sigo viendo feas. Pero claro, no puedo decirme que así me lo parecen, mucho menos decirlo ante otros, eso sería insultarla e insultarme a mí misma, aceptarme incapaz de la mirada liberada del mercado, eso implicaría que quien es fea soy yo, porque supuestamente no puedo usar los ojos del alma.

¿Por qué no podemos ser simplemente feas como una forma más de estar en el mundo, cómo algo que no requiere ser castigado?






Políticamente incorrecta: Eres fea! Políticamente incorrecta: Eres fea! Reviewed by Lilit Lobos on 27.6.14 Rating: 5

No hay comentarios.:

A los escritores nos gusta que nos escriban, gracias por dejar tu comentario.

Con tecnología de Blogger.