Lectora

En la biblioteca equidistante a su soledad
Rodeada del discreto rodar de ojos 
Lee,
Excitada la mente
El corazón
El sexo,
Llora. 

Sus ojos guía del pecho
Se riegan por las páginas que descifra,
Se resbalan buscando estancarse 
En las letras que los tragan.

Oculta el lagrimar tras las hojas
Quizás un par de ojos naden fuera del libro 
y pueda leerla intertextualmente.

Sortilegios - Lilit Lobos