Clepsidra

Poesía social

(A mi querido morro; La Honda, 
y al agua que se empeña en no llegar)


Hace horas el sol se acostó tras la montaña,
El tic tac contra el fondo del balde anuncia la cuenta regresiva de la clepsidra, cuando la caneca llene, podrás dormir.
Miras caer las gotas desde el oscuro tubo, esperas  que llene la jarra. El sueño humedece tus ojos, has de esperar que las gotas ahoguen la caneca, mientras agradeces que ahora no tengas que cargar el agua desde el tanque comunitario.
El reloj de agua marca veinte litros y medio, Te caes del puntero del ensueño

Pero tendrás que estar despierta hasta que marque un cuarto para el borde.


Lilit Lobos 
 Poesía desde el morro

Fotografía tomada en Diciembre de 2016, durante el recorrido de Memoria con niños, jóvenes y adultos en el Barrio La cruz y La Honda