Un mundo solucionable

Poesía

A la niña que fuimos

Quisiera abrazar la niña
Aislarla en mi cuerpo
Sorber su miedo
Romper la petrificación de su alma.

Si se enteran, todo se reducirá a ello
Sus sueños
Sus luchas
Sus sonrisas
Sus logros
Siempre habrá alguien que la reduzca a la etiqueta.

Abrazar su cuerpo
Abrasarle el alma
Gestarla en salvaje
Heredarle las garras y colmillos que yo misma no tengo.

Ante la imposibilidad de hacer algo, me quejo aquí de mi impotencia. Entonces vienen los expertos en opinión y me dan soluciones ¡Por los dioses qué soluciones me dan!
Es cuando la niña y yo, envidiamos vivir en ese mundo solucionable.

Lilit Lobos
Desde el morro