Bogotá

Hay hombres que son como algunas ciudades, cemento confuso, callejones solitarios, paredes rayadas, zonas inaccesibles, trancón de palabras… calles a las que te ves arrojada a vivir,
No sabes si amarles u odiarles.

Pero con ambos sabes que si te quedas el tiempo suficiente,

Se convertirán en tu hogar.


Laberíntica - Lilit Lobos