De paso en Alejandría

Poesía





















Lo miró a los ojos 
Y vio que era hermoso.

Los cerró 
y se divisó en un maltrecho puente colgante en medio de la profusa neblina.

La abrazó 
Y se sintió de pie en el centro de una biblioteca de tiempo detenido
Donde moran todos los libros del mundo
Incluso los incinerados en Alejandría.

Lilit Lobos

Comentarios